6 de febrero de 2015

Antivacunación: el regreso del sarampión

 6 de febrero de 2015  3 comentarios

En nuestra vuelta nos vamos con la actualidad al otro lado del Atlántico. En concreto, a California (EEUU), donde se está produciendo un brote de sarampión:

Crédito: MTYtv.

El sarampión es una enfermedad causada por un virus que infecta las mucosas de las vías respiratorias, desde donde viajará al resto del cuerpo para multiplicarse exponencialmente de forma asintomática. Cuando el sistema inmunitario se moviliza para acabar con el patógeno (a los diez días de la infección), es cuando se empiezan a notar los primeros síntomas: fiebre, tos y, cómo no, el famoso sarpullido. A esta erupción cutánea se la denomina exantema y no es única del sarampión: enfermedades como la varicela y la rubeola también lo presentan.

El virus del sarampión se transmite muy fácilmente por el aire y, aunque la enfermedad que causa no tiene tratamiento, los síntomas suelen ser benignos y se resuelven con facilidad sin tener que tomar ningún medicamento. No obstante, este virus presenta un tropismo por linfocitos y monocitos. Es decir, va a infectar células de nuestro sistema inmunitario, impidiendo que éste funcione de manera adecuada y produciendo lo que se denomina una inmunosupresión.

Pero no todo son malas noticias. Como el reportaje menciona, existe una vacuna contra el sarampión que, de hecho, es muy efectiva. Se trata de una vacuna de virus atenuado, en la que el propio virus del sarampión sigue “vivo” pero ya no es tan virulento. Esto permite que nuestro cuerpo desarrolle una respuesta efectiva para que, cuando llegue el verdadero virus, nuestro organismo pueda atacarlo y destruirlo inmediatamente. Hoy en día esta vacuna se administra a los niños pequeños en forma de la vacuna triple vírica, que reúne las vacunas de las paperas y la rubeola, además de la del propio sarampión.

Desde el año 2000, la aplicación de esta prevención ha permitido disminuir en un 75% el número de muertes debidas a esta enfermedad. A pesar de ello, el sarampión causa 150.000 fallecimientos anuales, la mayoría de ellos en países en desarrollo. Amplias regiones del África subsahariana y del sureste de Asia son las que menos tasas de vacunación reciben y las que, por las condiciones de vida y la falta de atención médica, sufren más los efectos de esta enfermedad, en especial la inmunosupresión.


Elaboración propia a partir de mapas con licencia CC BY-SA 3.0 y CC BY-SA 2.5.

¿Qué explica entonces estos brotes de sarampión en EEUU? Desde hace algunos años, ha resurgido con fuerza un movimiento por el cual los padres deciden no vacunar a sus hijos. Las razones son múltiples: las farmacéuticas no son de fiar, las vacunas están llenas de químicos, la vacunación está asociada a otra enfermedad… Las hay tan asombrosas como que los niños vacunados son menos saludables o que siempre puedes vacunarte, pero nunca “desvacunarte”.

En el caso particular del sarampión, un punto de inflexión lo constituyó el caso Wakefield. En 1998, Andrew Wakefield, investigador médico, publicó un artículo en el que relacionaba la administración de la vacuna de la triple vírica con la aparición de casos de autismo. Tras la incapacidad de otros investigadores de reproducir los resultados, se demostró que tal relación no existía y el artículo aparece como retractado. Sin embargo, el daño ya estaba hecho. Desde ese momento y hasta 2004, la tasa de vacunación en países como Reino Unido cayó en picado, lo que se reflejó en un mayor número de casos de sarampión en los años posteriores.

Elaboración propia a partir de Rowe (2011) y Washington Post.

El que una parte relativamente pequeña de la población quedara sin vacunar dio lugar a un gran aumento de casos. ¿Por qué? Porque cuando nos vacunamos no sólo nos protegemos a nosotros mismos, sino que protegemos a los que nos rodean:


Crédito: Ignacio López-Goñi.

Fuentes

¿Te ha gustado? Cómpartelo:

3 comentarios:

  1. http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJM198703263161303
    http://aje.oxfordjournals.org/content/126/3/438
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1994745
    Menos mal que podemos decir que la vacuna del sarampión es muy efectiva !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Muchas gracias por aportar esta información :)

      La vacuna triple vírica es muy efectiva: el 95% de las personas que se vacunan una vez obtienen inmunidad contra el sarampión, las paperas y la rubeola, dato que corroboran también los tres artículos que presentas. Como todas las vacunas, la triple vírica no puede tener una efectividad del 100% porque el sistema inmune de una persona es diferente del de otra, lo suficiente para responder de una forma distinta a la vacunación en algunos casos.

      Por otro lado, la inmunidad de grupo es aquella que se consigue cuando una cierta proporción de la población es inmune (un 95% para el sarampión), lo que impide la transmisión de la enfermedad en esa comunidad incluso entre la gente no vacunada. Esto es lo que impide que epidemias y que brotes como los casos a los que aludes sean anecdóticos. Además, éstos que ofreces datan de mediados de la década de los 80, hace unos 20 años, cuando la recomendación de una doble dosis de la triple vírica no se había implantado. Esta segunda vacunación permite que un 99.7% de los vacunados desarrollen inmunidad contra los tres virus, siendo casi imposible que se desarrolle un brote de ninguna de las enfermedades.

      ¡Un saludo!

      Fuentes:
      http://www.cdc.gov/vaccines/vpd-vac/measles/faqs-dis-vac-risks.htm
      http://www.historyofvaccines.org/content/articles/top-20-questions-about-vaccination

      Eliminar
    2. También hay estudios más recientes fuera de Norteamérica que dudan de la efectividad de la triple vírica.
      Como el de esta provincia de china donde con un 99% de vacunación siguen sin erradicar el sarampión :
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3930734/
      O este de Mozambique:
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18981523

      La misma vacuna que estos autores han considerado que no está avalada su seguridad y han podido relacionar con la meningitis :
      http://www.linkiesta.it/sites/default/files/uploads/inline-files/23300/vaccines_for_measles.pdf
      Relacionada causalmente con la mielitis transversa :
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19880568
      Púrpura trombocitopénica :
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18310189
      y en uno de sus componentes, el timerosal, con Autismo :
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14976450

      Eliminar

"La ciencia es aquello sobre lo que siempre cabe discusión" – José Ortega y Gasset
¿Qué te parece todo esto? ¿Hay algo que quieras preguntar? ¿Alguna crítica? ¡Déjanos un comentario!